Rooney Mara | File

4 mar. 2012


Esta es la historia de una chica linda que quería ser actriz. Buscando fotos de los oscares me encontré con una chica con gran estilo, muy etérea, muy androginia. Pero vaya sorpresa que me lleve. Me pareció muy curioso su caso, es una actriz que llego al publico de una forma, y la industria transformo para hacerla quedarse. De un tiempo a acá parecen esforzarse más en convencer en la alfombra roja que en la gran pantalla. Rooney Mara es la última creación, uno de los cambios de look más notables en los últimos años.

Rooney comenzó como la típica joven neoyorquina dulce y con un estilo muy ladylike con el que no desentonaba ni ofrecía novedad, las primeras son imágenes del 2009, en las cuales su estilo es muy Zooey Deschanel, muy Emily Browning. En el 2010 tuvo su primera probada de fama con "The Social Network" pero claro, era un chica demasiado vista, muy normal así que nadie la recuerda. La fotografía que Wikipedia tiene en su bibliografía es la ultima sonrisa que llegamos a ver de ella.



A principios de 2011 la transformación ya era notoria. Ahí la nueva Rooney, mejor conocida como Lisbeth Salander por la película Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres, en la cual es lo contrario al personaje que Rooney Mara se había creado hasta ahora. De rostro frío y agrio. Con unos ojos espectaculares que parecen perdidos en la nada. Un corte de pelo moderno y un nuevo color. El cual fue el que adopto para ella.

Ahora Rooney tiene que empezar a juntarse con las tops. Ahora toca convencer al público de la nueva Ronney. Las tops se sientan en front rows de semanas de la moda, así podemos adivinar quiénes serán las "it girls" de los próximos meses. Lo que vemos en la pantalla importa y no podemos negar que es buena, pero la alfombra roja merece el mismo cuidado. La idea es no sonreír. Las pocas veces que hay fotos recientes de ella sonriendo son nada comparadas con las que retratan "su" frialdad. El concepto es crearla como referente de estilo, para ello hay que escoger grandes firmas: Givenchy Alta Costura, Calvin Klein, Miu Miu y Michael Kors y claro, Rooney no deja de ser un icono sexual. Una mujer fría, segura de sí misma pero con un toque sexual. Las espaldas desnudas son de ley, nada de mangas largas y mucha pierna.

Así es como en menos de un año, una linda y talentosa actriz pasa de 0 a 10, gracias a un buen par de estilistas y varios millones de dólares. Debo de aclarar que la nueva Rooney me encanta, tiene gran porte y es muy bella. Simplemente, es un caso curioso que merecia ser mencionado.


1 Comments:

Es interesante descubrir cómo puede inventarse una identidad totalmente comercial y vivir de ella.

Lo curioso es pensar si en algún momento volverá a ser quien realmente es.